Declaración de Londres para combatir el Antisemitismo

Introducción

 

Nosotros, los representantes parlamentarios de todo el mundo, reunidos en Londres con el objeto de convocar una reunión cumbre de una coalición interparlamentaria para la lucha contra el antisemitismo, solicitamos dirigir la atención del mundo democrático al resurgimiento del antisemitismo como una fuerza de inmensa influencia en la política, en las relaciones internacionales y en la sociedad.

 

Queremos poner de manifiesto el alarmante ascenso de los crímenes xenófobos antisemitas documentados y los ataques dirigidos contra los judíos y sus bienes, así como también contra la fe judía y los establecimientos educacionales y comunitarios judíos.

 

Nos preocupa sobremanera el resurgimiento del viejo lenguaje del prejuicio y sus manifestaciones más modernas – en la retórica y el quehacer político – contra los judíos, sus creencias, sus líderes y contra el estado de Israel.

 

Nos preocupa el antisemitismo que goza del apoyo de los gobiernos en general, y el antisemitismo estatal que justifica el genocidio en especial.

 

Nosotros, como parlamentarios, confirmamos nuestro compromiso para un plan de acción integral, para poder dar respuesta a este desafío.

 

Llamamos a todos los gobiernos nacionales, a los parlamentos, a las instituciones internacionales y a los dirigentes políticos y civiles a defender los valores democráticos y humanos sobre los cuales se sustentan las sociedades, a base de respeto y civilidad, y luchar contra toda manifestación de antisemitismo y discriminación.

 

Nosotros, reunidos aquí, en Londres, resolvemos:

 

Desafiar al antisemitismo

 

1. Los parlamentarios pondrán de manifiesto, enfrentarán y aislarán a políticos que inciten al odio contra los judíos y se ponen como objetivo al Estado de Israel como comunidad judía;


2. Los parlamentarios deberán salir al cruce contra el antisemitismo y la discriminación dirigida contra cualquier minoría que sea, y estar en guardia ante manifestaciones de doble sentido, vacilación y justificación de expresiones de odio.


3. Los gobiernos deberán enfrentarse a todo gobernante extranjero, político o funcionario público que niegue, minimice o menosprecie al Holocausto, así como también estimular a la población civil a estar en guardia contra este fenómeno y repudiarlo con toda energía;


4. Los parlamentarios deberán   estimular a sus gobiernos respecto de asumir los compromisos internacionales de la lucha contra el antisemitismo – y entre ellos la Declaración de Berlín de la OSCE (la Organización para la Seguridad y la Colaboración en Europa) y los ocho principios esenciales incluidos en su marco;


5. La ONU deberá renovar su llamado a cada uno de sus países miembros a comprometerse con los principios básicos de la iniciativa para la memoria del Holocausto, y entre ellos planes de acción específicos y dirigidos a la eliminación de la negación y el menosprecio por el Holocausto;


6. Los gobiernos y la ONU deberán decidir si las instituciones comunitarias y el diálogo entre los países del mundo jamás volverán a ser usados para intentar al legitimación del antisemitismo, incluyendo el aislamiento de Israel y su discriminación en el área internacional y que nunca más volvamos a ser testigos  - o brindar nuestro apoyo – a congresos del tipo del de Durban del año 2001.


7. La OSCE deberá estimular a sus países miembros a cumplir sus compromisos de acuerdo a la Declaración Berlín 2004 y hacer uso pleno de los planes de lucha contra el antisemitismo, entre ellos el plan de aplicación de la ley LEOP (Programa de aplicación de las leyes).


8. La Unión Europea, los Consejos interestatales, los foros multilaterales y las comunidades religiosas deberán hacer un esfuerzo mancomunado para luchar contra el antisemitismo, y hacer que los países miembros en estas agrupaciones adopten estos métodos, probadamente eficaces, para enfrentarse con el antisemitismo;


9. Es necesario hacer un llamamiento a los líderes de todas las religiones de hacer uso de todos los medios que se encuentran a su alcance para luchar contra el antisemitismo y contra todo tipo de hostilidad que lleve a la discriminación entre sus fieles   y dentro de la comunidad en general;


10. El Consejo de Ministros de la Unión Europea deberá convocar a una sesión que trate sobre la lucha contra el antisemitismo, basándose en los resultados de la Convención de Londres de lucha cont5ra el antisemitismo, haciendo uso de la Declaración de Londres como base.


 

Prohibiciones

 

11. Los gobiernos deberán tomar las medidas adecuadas y necesarias   para evitar la difusión de programas expresamente antisemitas, que se transiten por televisión vía satélite, y presionar al estado desde el que se esté llevando a cabo la transmisión, para evitar por todos los medios la difusión de programas antisemitas en forma expresa;


12. Los gobiernos deberán reconfirmar plenamente y adoptar en forma activa la Convención sobre el Genocidio, reconociendo que los países que firmaron deben actuar en todo lugar donde se manifieste la incitación al genocidio. Esto puede incluir sanciones contra países implicados en genocidios o que amenazan con llevarlos a cabo, elevar el tema ante el Consejo de Seguridad de la ONU o la presentación de una demanda formal interestatal ante el Tribunal Internacional de Justicia;


13. Los miembros de los Parlamentos deberán promulgar leyes eficaces en lo que respecta a crímenes xenófobos, que definan "delitos xenófobos graves" y que – si se adecua a los estándares jurídica locales – definan delitos de "incitación al odio", así como también avalar a las autoridades responsables del cumplimientos de las leyes para que puedan aplicar las legislaciones vigentes;


14. Los países firmantes del Protocolo sobre la incitación al odio del Consejo europeo, el 'Tratado sobre crímenes dirigidos' (y sobre el 'Protocolo anexo al Tratado sobre Crímenes dirigidos, respecto de delitos raciales de carácter xenófobo contra extranjeros, que le cometen por medio de sistemas computarizados'), deberán promulgar leyes locales al respecto.

 

Identificación de la amenaza

 

15. Los parlamentarios deberán dirigirse nuevamente al poder legislativo, al parlamento o al consejo al que pertenecen y crear paneles de control e investigación cuyo objeto será el de establecer el carácter y la situación actual del antisemitismo en sus países, y   establecer recomendaciones   para el accionar del gobierno y de la sociedad;


16. Los parlamentarios deberán proceder junto con sus gobiernos para controlar la eficacia de las políticas y los sistemas existentes y recomendar los mejores y probadamente más eficaces métodos para enfrentarse con el antisemitismo;


17. Los gobiernos deberán asegurar que están en posesión de sistemas públicos accesibles para denunciar los hechos, que los datos estadísticos respecto del antisemitismo estén siempre a disposición y a la vista y que se constituyan en una base constante de datos a disposición de los fiscales   estatales y gubernamentales y que exista un marco legislativo adecuado para terminar con los crímenes xenófobos.


18. Los gobiernos deberán ampliar el uso del que hacen de la 'definición de trabajo' sobre el antisemitismo publicada por el EUMC (Centro Europeo para el seguimiento del racismo y la xenofobia) para mantener actualizadas las políticas   de las organizaciones nacionales e internacionales, y como base para la elaboración de material instructivo para las autoridades para el cumplimientos de las leyes;


19. Los servicios policiales deberán documentar las acusaciones por ataques y crímenes xenófobos – incluyendo antisemitismo – como parte rutinaria del reporta de delitos;


20. La OSCE deberá trabajar en forma mancomunada con los países miembros, para crear sistemas de recolección constante de datos sobre antisemitismo y xenofobia.

 

Educación, concientización y capacitación

 

21. Los gobiernos deberán capacitar en forma integral a policías, fiscales y jueces. La capacitación es esencial para una aprehensión exitosa de quienes cometen crímenes de xenofobia antisemita, su acusación, su declaración de culpabilidad y su condena. El programa de cumplimiento de las leyes LEOP de la OSCE es una iniciativa ejemplar, compuesta por un equipo internacional de expertos oficiales policiales que adiestran a su vez al personal policial en varios países;


22. Los gobiernos deberán desarrollar programas de estudio sobre los temas del Holocausto, el antisemitismo y la segregación, que se incluirán en los programas de estudios de las escuelas. Todos los materiales de estudio deben basarse en valores de percepción integral, de aceptabilidad y respeto, y deben ser diseñados de manera tal que el alumno pueda identificar y enfrentarse con el antisemitismo y con todo tipo de incitación al odio;


23. El OSCE deberá instar a todos los países miembros a cumplir con sus compromisos de acuerdo a la Declaración de Berlín 2004, y hacer uso pleno de los programas de lucha contra el antisemitismo, incluyendo los programas de cumplimiento de las leyes LEOP;


24. Las autoridades educacionales deberán asegurar que la libertad de expresión se lleva a cabo dentro del marco de la ley y proteger tanto al alumnado como al cuerpo docente del peligro del antisemitismo ilegal y de un ambiente hostil de cualquier manera que sea, incluyendo llamados a boicot;

 

Apoyo comunitario

 

25. El sistema para hacer cumplir las leyes deberá poner al tanto a las comunidades locales respecto de los casos en que los delitos xenófobos antisemitas son llevados a juicio, para reforzar la confianza de la comunidad con información y condenas que se llevan a cabo en el marco del sistema de cumplimiento de las leyes;


26. Los parlamentarios deberán trabajar junto con las entidades sociales y civiles y con organizaciones no gubernamentales de vanguardia, para lograr alianzas que lleven a un cambio a nivel local, zonal y global, apoyando a los esfuerzos para el estudio del Holocausto, el diálogo interreligioso y las interrelaciones culturales.

 

Comunicaciones e Internet

 

27. Los gobiernos deberán reconocer el desafío y la oportunidad que brinda la aparición de nuevas formas de comunicación;


28. Las entidades encargadas de regular las comunicaciones tienen que servirse de la 'Definición de trabajo del antisemitismo' publicada por el EUMC, para actualizar los estándares de las comunicaciones;


29. Los gobiernos deberán tomar medidas adecuadas y necesarias para evitar la transmisión de programas antisemitas por la televisión satelital, y presionar a los países de cuyo territorio se llevan a cabo tales transmisiones, con el objeto de evitar la difusión de programas antisemitas;


30. La OSCE deberá buscar formas para adecuar las reacciones de los países miembros para la lucha contra el uso que se le da al Internet para la incitación al odio;


31. Las autoridades encargadas de hacer cumplir las leyes deberán hacer uso de la legislación local respecto de "delitos por xenofobia", "incitación al odio" y de alguna otra legislación necesaria, así como también por otros medios, para reducir el "odio por Internet", y cuando sea posible – llevar a juicio por ello, cuando se difunden, publican y escriben contenidos antisemitas y raciales;


32. Es necesario crear una fuerza internacional de trabajo de expertos en Internet que esté compuesta por parlamentarios y especialistas para establecer una unidad común de medida para evaluar el antisemitismo y otras manifestaciones de odio en la red, preparación de propuestas para políticas a adoptar y desarrollo de elementos prácticos para los gobiernos y los marcos internacionales de trabajo, para poder enfrentarse a estos problemas.  

 

Coalición interparlamentaria para la lucha contra el antisemitismo

 

33. Los participantes harán todos los esfuerzos necesarios para mantenerse en contacto con sus colegas representantes, por medio del trabajo en marcos en común, por medio del informe sobre éxitos o por medio de un pedido adicional de ayuda cuando ésta se necesita;


34. Los representantes deberán reunirse nuevamente en la próxima convención de la ICCA (Coalición interparlamentaria para la lucha contra el antisemitismo) que tendrá lugar en Canadá en el año 2010, transformarse en miembros activos de la coalición interparlamentaria y propiciar en el marco del orden de prioridades la declaración de Londres por la lucha contra el antisemitismo.